Sin categoría

Facebook: Soledades, engaños,narcisismos,…

Viendo pasar la visa por los ojos de Facebook, sin mirarla...

Viendo pasar la vida por los ojos de Facebook, sin mirarla, sin vivirla…

Tengo una soledad
tan concurrida
que puedo organizarla
como una procesión
por colores
tamaños
y promesas
por época
por tacto
y por sabor.

M. Benedetti

Periscopio, Pawel Kuczynski, vía voredpanda.

Periscopio, Pawel Kuczynski, vía Boredpanda.

Motivos

1451504427_675885_1451510007_sumario_grande

Zygmunt Bauman: “Las redes sociales son una trampa”

En la edición de El País de hoy mismo, 9/1/2016, encuentro esta clarificadora entrevista, de la que entresaco la última pregunta:

P. Las redes sociales han cambiado la forma en que la gente protesta, o la exigencia de transparencia. Usted es escéptico sobre ese “activismo de sofá” y subraya que Internet también nos adormece con entretenimiento barato. En vez de un instrumento revolucionario como las ven algunos, ¿las redes son el nuevo opio del pueblo?

R. La cuestión de la identidad ha sido transformada de algo que viene dado a una tarea: tú tienes que crear tu propia comunidad. Pero no se crea una comunidad, la tienes o no; lo que las redes sociales pueden crear es un sustituto. La diferencia entre la comunidad y la red es que tú perteneces a la comunidad pero la red te pertenece a ti. Puedes añadir amigos y puedes borrarlos, controlas a la gente con la que te relacionadas. La gente se siente un poco mejor porque la soledad es la gran amenaza en estos tiempos de individualización. Pero en las redes es tan fácil añadir amigos o borrarlos que no necesitas habilidades sociales. Estas las desarrollas cuando estás en la calle, o vas a tu centro de trabajo, y te encuentras con gente con la que tienes que tener una interacción razonable. Ahí tienes que enfrentarte a las dificultades, involucrarte en un diálogo. El papa Francisco, que es un gran hombre, al ser elegido dio su primera entrevista a Eugenio Scalfari, un periodista italiano que es un autoproclamado ateísta. Fue una señal: el diálogo real no es hablar con gente que piensa lo mismo que tú. Las redes sociales no enseñan a dialogar porque es tan fácil evitar la controversia… Mucha gente usa las redes sociales no para unir, no para ampliar sus horizontes, sino al contrario, para encerrarse en lo que llamo zonas de confort, donde el único sonido que oyen es el eco de su voz, donde lo único que ven son los reflejos de su propia cara. Las redes son muy útiles, dan servicios muy placenteros, pero son una trampa.

Esta lectura y unas imágenes encontradas vía BoredPanda, me han llevado a recogerlas unidas a una reflexión veraniega que escribí sobre la “realidad virtual” y sus medios, que paso a presentar:

facebook-evolution68dc

Evolución…

De las amistades: de las reales y de las virtuales.

Hace unos años, llegó a mis manos “El Último Encuentro” del olvidado escritor húngaro Sandor Màrai, novela magistral. Para mí, un libro, bello, trágico y profundo, todo un descubrimiento. Su lectura te hace revivir los recuerdos y experiencias que se han tenido con los grandes amigos, y es imposible no sentirse identificado. La sensibilidad humana del autor tuvo que ser desbordante, para ser capaz de escribir este extraordinario elogio a la amistad y la pasión. Es decir: el libro “va” de la amistad real.

La re-lectura hace unos días de este libro, me llevó a pensar en el descarado mal uso que, cada vez más, estamos dando a nuestro vocabulario; en particular al que le estamos dando a palabras o iconos ya del léxico como “amigo”, “me gusta”, … de tal manera que, el “valor” de los “valores” ha ido evolucionando a lo que la teoría del “pensamiento débil” (‘Il pensiero debole’, 1983.) del filósofo Italiano Gianni Vattimo establecía como punto de inicio del declive moral e intelectual de nuestra cada vez más casposa y soez sociedad, alumbrándose un nuevo paradigma de pensamiento: “LA CULTURA DE LA INCULTURA”.

John Holcroft

Literatura, John Holcroft. Vía BoredPanda.

Cuando antes (y ahora también) las amistades reales se forjaban desde el propio significado de la palabra amistad (no todo el mundo era o se hacía amigo de cualquiera), no olvidemos el significado de amistad: “La amistad (del latín amicĭtas, por amicitĭa, de amicus, amigo, que deriva de amare, amar) es una relación afectiva entre dos o más personas.” Hoy, ese protocolo que hacía de la verdadera amistad algo para siempre se ha desvirtuado gracias a lo virtual. Hoy en día nos encontramos en el universo que mayor número de amigos ha poseído la población humana, nunca hemos sido tantos los amigos en el mundo (Entre otros medios gracias a Facebook) Cuando paradójicamente nunca hemos estado más solos y aislados y nunca han habido más guerras y odios.

Pawel Kuczynski2

Islas, Pawel Kuczynski. Vía: BoredPanda.

 Pero cabe preguntarse si, con este nuevo “concepto” de amistad, no estaremos cayendo en el peligro de perder a los que son nuestros verdaderos amigos, los reales o, a devaluar el sentimiento que poseíamos por aquellas cosas o vivencias que realmente nos gustaban con este dudoso nuevo concepto de “me gusta” añadiendo a ese peligro el unificarlo todo en un “totum revolutum” con el desgaste emocional que conlleva.

Pawel Kuczynski4

Pawel Kuczynski, Confesión. Vía BoredPanda.

Y, es que en este universo de las redes sociales, nada es casual y menos aún el lenguaje que se utiliza.

Uno de los grandes éxitos de los diseñadores y pensadores del fenómeno social Facebook, radica en su nomenclatura: “iconos” del lenguaje de hoy como el “me gusta”, en el peor de los casos “ya no me gusta”, pero nunca “no me gusta”, se han convertido en la desviación más absoluta del sentido del gusto (A veces, no ha terminado uno de publicar en el muro un apunte, un vídeo o una referencia a un artículo de varias páginas que llevaría un buen rato de lectura o, hasta incluso una nota necrológica… cuando instantáneamente ya te han colocado tres “me gusta”).

Y, qué decir de la taxonomía que hace de las relaciones entre personas: “Mejores amigos”, “amigos”, “conocidos” o, “añadir a otras listas”… , de este modo, cualquiera te regala un “me gusta”, o te “da un toque”, o te envía un “mensaje oculto”, o  “ensalza tu belleza” y “te pide amistad” y ya somos amigos; qué poco cuesta tener amigos…!!!

Pawel Kuczynski3

Chismes, Pawel Kuczynski. Vía BoredPanda (En alusión a Twiter)

“Amigos”, todos que, tras de un “muro” -que quien lo administra lo hace prácticamente oculto para los mismos que lo integran, pudiéndose dar el caso sin tu poder saberlo de compartir en ese muro opiniones o reflexiones para o con alguien que es amigo de quien administra el muro, pero que a ti no te merece la más mínima confianza ni respeto o tan ni siquiera lo conoces, incluso, lo aborreces …,- tratarían, bajo una, en principio, “sana intención intelectual y emotiva” de compartir pareceres, opiniones, conocimientos, etc…

 Pero, la realidad es mayoritariamente otra y distinta y el muro se troca en más que un compartir lo anterior, en una terraza de un patio de vecinos, que se dicen “amigos”, “mejores amigos” o “conocidos” y que se desconocen entre sí, donde airear las intimidades, los vacíos existenciales, las falsas vanidades, las vidas y experiencias…, pasadas por un visagismo que roza a veces lo esperpéntico… un nuevo “muro de las lamentaciones” pero virtual; convirtiéndose así en una válvula de escape para las personas con problemas emocionales; De este modo, el Facebook se ha convertido para muchos en el lugar donde la gente va a reparar su dañado ego, lo que nos informa de lo potencialmente negativa que puede convertirse la comunicación (en la mayoría de las ocasiones comunicación maquillada por no decir falsa, por aquello del propio ego) en Facebook.

Ego

Ego, John Holcroft. Vía BoredPanda

Asaf Hanuka

Likeholic, Asaf Hanuka. Vía BoredPanda.

Cuanto más amigos en Facebook, más narcisista eres, lo que significa que no eres feliz. Esta es la conclusión del estudio Narcisismo en Facebook: autopromoción y comportamiento antisocial, del profesor Christopher Carpenter de la Universidad norteamericana de Western Illinois, en el que se reconoce además, que a más amigos en redes sociales, más estrés; y es este diagnóstico el que hace  que Facebook se esté convirtiendo en uno de los productos de mayor adicción emocional.

Makkah Newspaper

De “Periódico de la Meca”. De donde no se puede escapar (Twiter, Whassap, Instagram y Facebook). Vía: BoredPanda.

Si alguna vez la versión de nosotros mismos en esas redes sociales, definida por conductas aparentemente triviales como mantener durante años la misma foto de perfil o cambiarla compulsivamente cada semana, no tuvo ningún significado, se ha decretado finalmente el fin de la inocencia. Todo tiene un sentido y una razón de ser. Así, que si ingenuamente creíamos que Facebook iba a ser una oportunidad para hacer crecer las relaciones sociales, estamos llegando a la triste realidad de ver Facebook como un modo de alimentar la vanidad y el narcisismo, y lo que aún es peor, una adicción tan peligrosa como cualquiera, al punto de estar alguien de vacaciones y pasar el día buscando sitios con “wifi” para no cortar el cordón umbilical que falsamente los nutre. Y, si antes teníamos que soportar los insufribles pases de diapositivas del último viaje de nuestro amigo en noches soporíferas, ahora ya es inmediato y sin anestesia.

Renn

Moderno Tan, Renn. Vía BoredPanda

Por estas y muchas más razones, la importancia de incorporar en nuestro lenguaje a la expresión, “somos amigos”, la coletilla: “somos amigos en Facebook”, pues no es lo mismo, salvo en contadas ocasiones, la excepción que confirma la regla.

Angel_Boligan_Cultura_Inquieta

Juguemos!, Ángel Boligán. vía: BoredPanda.

Steve Cutts2

Propiedad, Steve Cutts. Vía: BoredPanda.

La posibilidad de poder ocultarse (A veces, cobardemente) bajo imágenes de perfiles y falsos “nicks”… permite dar sentido a conocidos aforismos sobre el engaño y la mentira. (Incluso sin la necesidad de ocultarse)

Creo recordar ¿? haber leído del sabio Séneca en su libro “De la cólera” que “Bastaba una sola mentira para poner en duda todas las verdades.”

Las mentiras hechas públicas y afrontadas y enfrentadas generan dolor en la persona engañada, la incertidumbre y la duda ocasionan la tortura, pero la mentira que se oculta es aún peor, es brutal: mata.

Satirical_Illustrations_Addiction_to_Technology3

Sexting, Marc Kostabi. Vía BoredPanda.

Y, es Facebook un extraordinario catalizador y caldo de cultivo de la mentira oculta y el engaño, del ocultar al “otro” so pretexto de un falso derecho a la intimidad; pues cuando “nos publicamos” en facebook, estamos, de algún modo poniendo al pairo nuestra propia intimidad, perdiendo todo el derecho a ser respetada por esa “caterva” de “amigos” que nos “likean” y, es por ello,  por lo que necesitamos “autoengañarnos” y hasta fingir o mentir; a veces,  hasta crearnos una doble y falsa personalidad, de la que esperamos los “likes” (virtuales) que no recibimos en nuestra vida real.

Jean Jullien2

Jean Jullien.

powerful-illustrations-addiction-technology-101__605

Día de San Valentín. Jean Jullien. Vía: BoredPanda.

Mientras que un mensaje por voz y el contacto natural humaniza las relaciones y es más difícil disimular, cuando transmitimos por escrito, por móvil, por Facebook, o por cualquier otro medio virtual un mensaje, la frialdad y la falta de tono hacen que el mensaje pueda ser hasta confundido, además de poder ser educadamente perverso, pues se posee el tiempo para pensar lo que querer escribir y controlar así la intencionalidad e intensidad del mensaje, lo que, cara a cara, es imposible.

Así que ¡Cuidado! porque las emociones, ni nuestra propia imagen, ni se venden, ni se airean,… Se viven y se conllevan, sencillamente; y, es importante saber elegir en el caso de querer compartirlas, con quién hacerlo y, en este océano virtual hay mucho “raro/a” suelto, a menos que exista la intencionalidad deportiva de encontrarse con ellos.

Steve Cutts

Zombies, Steve Cutts. Vía:BoredPanda

Dedicado a los “solos acompañados” que no pueden despertar ni dormirse sin ver lo primero y lo último que se ha escrito en Facebook, siendo la acción de abrirlo su primer pensamiento al despertar y el último pensar de adiós al día.

Jean Jullien3

Never alone. Jean Jullien. Vía BoredPanda.

C.R. Ipiéns. De guiones nocturnos, sobre “Las emociones no se venden, ni se compran”.

Anuncios
Estándar