Modernismo, Pintura SXX,, Simbolismo, Vintage

Harry Wilson Watrous (Un referente de la moda del siglo XX)

20.648_SL3a

Harry Wilson Watrous (American, 1857-1940). Sólo un par de chicas, 1915. Óleo sobre lienzo, (107 x 132,1 cm). Museo de Brooklyn.

Watrous nació en San Francisco en 1857 y pasó su infancia en Nueva York, donde recibió sus primeras lecciones de dibujo. Después de permanecer en California en 1881, viajó a través de Marruecos y el sur de España, donde permaneció por un tiempo en Málaga. Luego se trasladó a París y estudió en la Académie Julian. Sus primeros trabajos fueron fuertemente influenciados por Jean-Louis-Ernest Meissonier. Allí conoció el incipiente mundo de la moda que luchaba por abandonar la condición de artesanía para pasar a incluirse a la categoría de arte, lucha que aún hoy posee reticencias.

ap12.105.3 (2)

Harry W. Watrous (1857-1940), El paso del verano, 1912. Óleo sobre lienzo, 91,9 x 76,2 cm. Museo Metropolitano de Nueva York. Cuando el Museo Metropolitano adquirió esta pintura, el artista explicó que en el otoño de 1911 se encontró con esta mujer mujer sentada sola en una mesa de un restaurante francés. Watrous le preguntó: “Esperando al príncipe azul?” Su respuesta fue parca y melancólica: “No, ya pasó del verano.” Esta obra alude así a la fugacidad de la juventud y la belleza y la pérdida de oportunidades.

La pintura de Watrous pasó por distintos periodos, condicionado por su pérdida de vista (Como otros grandes pintores) murió en la ceguera; pintando desde un estilo académico sofisticado, hasta llegar a grandes bocetos con atisbos y señales inequívocas de un modernismo importado de Europa. El simplicismo de sus retratos (Bocetos que podrían ser perfectos patrones de la moda del París de la Primera Posguerra) lo llevan a un sintetismo modernista y simplificador, especialmente en su modelo de mujer, que triunfó de manera inesperada especialmente entre los/las “gurus” del mundo de la moda que se encontraron con un modelo femenino perfectamente adaptable a los nuevos tiempos de la modernidad surgida, como hemos dicho, tras la primera posguerra. En las claves de su Modernismo, encontramos en sus obras  de género una gran atención a los trajes y los interiores, a la línea, al contorno acompañados de un cierto simbolismo, aves, cajas de música, insectos.

Watrous,-Sophistication-THM0469---]

Harry Wilson Watrous (1857-1940), Sofisticación, 1908. Óleo sobre lienzo, 28 1/4 x 24 ¼ (Pulgadas). Sala de Haggin. El sombrero de plumas complementa su fina silueta, al igual que la silla elegante, mientras que las pinturas casi primitivas en la pared detrás de ella actúan como una lámina ingeniosa. Esta mujer fatal fresca es la forma de realización de la ociosidad de la clase alta que se describe de manera tan elocuente en las novelas de Edith Wharton. Ella se sienta tranquilamente fumando un cigarrillo y esperando a quien sabe nadie. El título que Watrous dio a esta pintura para su exhibición en la Academia de Diseño de la Nación en 1908 – Una taza de té, un cigarrillo, y Ella – parece implicar la presencia de un admirador masculino invisible. Esto es, por supuesto, una paráfrasis inteligente y moderna de las famosas líneas del Rubaiyat de Omar Khayyam, “un jarro de vino, una barra de pan -. Y tú” Esta pintura está tan implicada de Modernismo como Watrous se atrevió a ser. Las serpenteantes líneas modernistas de la figura, el sombrero, y una silla son recordatorios inevitables de los diseños de carteles de su antiguo compañero de clase, Toulouse-Lautrec, especialmente su Divan Japonais de 1892. Mientras Watrous acepta algunos de los principios de diseño de inspiración japonesa, que los llevó y adaptó a sus propias técnicas más académicas. Su método de trabajo también ayuda a explicar el sorprendente resultado. En lugar de comenzar con un dibujo de la vida de un modelo, que sería un simple dibujo de la figura, evidentemente, para trabajar fuera de la composición. Él tendría que plantear su modelo de acuerdo a su dibujo.

En 1904 ganó una medalla de oro en la Feria Mundial de San Luis. De 1905 a 1918, y se  especializa y ubica en el estilo Modernista definitivamente; retratos casi simplistas que se harían famosos en la incipiente industria de la moda parisina. Entre 1918 y 1923 cambió su enfoque e hizo algunos paisajes, con gran atención a los contrastes de luz y la composición. Después de 1923, se concentra principalmente en la pintura de bodegones con objetos decorativos, a menudo de la antigüedad y de su extraordinaria colección privada de objetos que recogió a lo largo de sus viajes. En toda su temática, cabe destacar, sin embargo, que siempre se mantuvo fiel a su estilo preciso, pulido, academicista, con un fuerte énfasis en la simplicidad, en lo clásico.

Watrous_discussion

Harry Wilson Watrous (1857–1940), Confidencias, 1900. Óleo sobre lienzo.

Harry-watrous-the-broken-vase

Harry Wilson Watrous (1857–1940), El jarrón roto, 1900. Óleo sobre lienzo.

lpa574_hwwatrous08 (1)

Harry Wilson Watrous (1857–1940), The Dregs. 1900. Óleo sobre lienzo.

4931492

Sin referencias.

Después de su muerte (Nueva York 1940) Watrous fue ignorado por la crítica, pero al final del siglo XX, el interés en su trabajo (mundo de la moda) toma de nuevo un interés inusitado, un nuevo renacer de su oba. Aunque su pintura pasó entre la crítica -como acabamos de decir- carente de valor intrínseco, a finales del siglo XX volvió a valorarse pues algunos de sus lienzos sirvieron de presentación de desfiles de modelos de una casa de alta costura de Paris, lo que de inmediato suscitó el interés por las obras, que, dada la baja producción y escasez de su obra, se revalorizaron inmediatamente. Su obra se puede ver entre otros en el Museo de Brooklyn, el Museo de la Academia Nacional de Diseño y el Museo Metropolitano de Arte en Nueva York.

American Vogue 2009

Portada de American Vogue 2009, inspirada en un boceto de Watrous.

Estándar
Arte, Sin categoría, Vintage

El mar y una bella historia con “vintage”

img-20140614-wa0001c

Atardecer en Comillas, España. Fotogafia: Mercedes del Castillo Noriega.

findthegirlsonthenegatives1

En muchas ocasiones (ya es una práctica muy habitual), el mar nos devuelve en botellas de cristal mensajes de todo tipo, desde un S.O.S. hasta una carta de amor y, este artilugio es ya habitual en ciertas narraciones literarias o cinematográficas. Pero la historia que os comento, es diferente: en este caso la botella de cristal que contiene el “tesoro” no es tal botella, es una tienda de segunda mano en Richmond, Virginia, donde la fotógrafa Meagan Abell, mientras compraba, se encontró con cuatro juegos de negativos de formato medio encerrados en fundas de plástico y guardados en una caja de antiguas fotografías vintage. Abell compró los negativos porque sintió curiosidad por las imágenes, los llevó a casa y los escaneó. Los impresionantes resultados, muestran dos mujeres jóvenes de pie en una playa, bañadas por la rosada luz de una puesta del sol de ensueño.

findthegirlsonthenegatives7

El propietario de Hull St., la tienda de segunda mano en que Abell encontró los negativos no tiene ni idea de dónde venían, así que la residente de Richmond ha solicitado la ayuda de Internet para encontrar a las modelos de las imágenes, así como al fotógrafo. A juzgar por la forma de vestir, Abell supone que las fotos fueron tomadas en la década de 1940 o 1950 y es posible que las dos mujeres se turnaran para fotografiarse entre sí. La película es muy probablemente de 60 mm, y puede ser Kodachrome. Aparte de eso, no hay más información conocida.

 

findthegirlsonthenegatives3

findthegirlsonthenegatives2

 

findthegirlsonthenegatives6

findthegirlsonthenegatives5

findthegirlsonthenegatives4

findthegirlsonthenegatives1

Abell anima a los internautas de apoyo a compartir la fotos usando el hashtag #‎FindTheGirlsOnTheNegatives. Con suerte, la cacería viral revelará información sobre los orígenes de las bellas imágenes. Si tenemos alguna información, podemos dejarla en los comentarios.

Nota: Noticia e imágenes obtenidas de Cultura Inquieta.

Vídeo C.R. Ipiéns.

Estándar
Art Deco, Art Nouveau, Glamour, pin-up, Retro, Vintage

Retro Atelier

RetroAtelier - Tutt'Art@ (20)

Retro Atelier es un colectivo con sede en Ucrania, que crea una bellísima fotografía conceptual inspirada en los días pasados. Su colección cuenta con una amplia gama de series de imágenes de inspiración Art Nouveau de estilos únicos que recuerdan los inicios Art Deco, pin-up y el glamour de la fotografía;  “…los estilos de antaño, fotografías de época, la pintura, la cinematografía y nuestro amor por este tipo de arte hicieron el trabajo, nos mudamos de los sueños a las acciones…”
Retro Atelier ha capturado el sueño perfectamente. Crear fotografías de época que no crucen la línea hacia el kitsch no es una tarea fácil. Pero en Retro Atelier, cada fotografía es precisa para el período y el género que intenta recrear. Desde el estilo intrincado, la iluminación y poses para la elección de las modelos, perfectos para cada período de tiempo, estas fotografías podrían ser fácilmente confundidas con auténticas de la época que recrean. La creatividad de este colectivo, RetroAtelier, se inspira en la estética del pasado. Los estilos de los días pasados, fotografías de época, la pintura, la cinematografía…

Les dejo con una muestra de su trabajo.

4

RetroAtelier - Tutt'Art@ (60) RetroAtelier - Tutt'Art@ (59) RetroAtelier - Tutt'Art@ (58) RetroAtelier - Tutt'Art@ (63) RetroAtelier - Tutt'Art@ (62) RetroAtelier - Tutt'Art@ (55) RetroAtelier - Tutt'Art@ (56) RetroAtelier - Tutt'Art@ (57) RetroAtelier - Tutt'Art@ (52) RetroAtelier - Tutt'Art@ (51) RetroAtelier - Tutt'Art@ (49) RetroAtelier - Tutt'Art@ (44) RetroAtelier - Tutt'Art@ (45) RetroAtelier - Tutt'Art@ (46) RetroAtelier - Tutt'Art@ (47) RetroAtelier - Tutt'Art@ (48) RetroAtelier - Tutt'Art@ (42) RetroAtelier - Tutt'Art@ (41) RetroAtelier - Tutt'Art@ (35) RetroAtelier - Tutt'Art@ (36) RetroAtelier - Tutt'Art@ (32) RetroAtelier - Tutt'Art@ (31) RetroAtelier - Tutt'Art@ (25) RetroAtelier - Tutt'Art@ (26) RetroAtelier - Tutt'Art@ (20) RetroAtelier - Tutt'Art@ (2) RetroAtelier - Tutt'Art@ (17) RetroAtelier - Tutt'Art@ (11) RetroAtelier - Tutt'Art@ (1) 19074714_1204137321_Profile__1910s_by_Retroatelier retroatelier_artnouveau_portrait01_006 retroatelier_artdeco_portrait03_012 Retro_Atelier_Erotic4 4k

 

Imágenes tomadas de Tutt’Art.

Estándar
Fashion, Glamour, Vintage

Vintage

Fotografía: Mark Shaw

Puede ser paradójico pero,  en el imperio donde reina la novedad, se privilegia lo antiguo.

Vintage es el término empleado para referirse a objetos o accesorios de calidad que presentan cierta edad, los cuales sin embargo no pueden aun catalogarse como antigüedades. En la actualidad, el término se ha generalizado y se utiliza para designar instrumentos musicales, automóviles, libros o fotografías.

El vintage es una manifestación de la cultura posmoderna. Es producto de la pérdida de fe en el progreso y el desencanto del motor de la innovación propia de la modernidad. Así, en vez de mirar al futuro, se recurre con nostalgia a elementos de eras pasadas, pero carentes de significado original. De esta manera, la moda se sirve del pasado por motivos meramente estéticos, donde se mezclan elementos de distintas épocas y lugares, descontextualizados de su función y razón original.

En particular y en el mundo de la moda, tal es el valor actual de lo vintage, que las casas de moda están recurriendo a esa estética en sus nuevas colecciones.

Fotografía: Mark Shaw

Recientemente estrellas como Julia Roberts, Amy Winehouse, Chloe Sevigny, Kate Moss, y Dita von Teese han adoptado el estilo. Otros casos célebres son los de Reese Witherspoon y Penélope Cruz

El auge de la estética vintage se ha visto acrecentado por iconos de la moda como Dita Von Teese, que viste casi exclusivamente con prendas de segunda mano.

Dita Von Teese en Cannes 2007

Por otro lado, no hay que confundir lo retro con lo vintage; en el mundo retro los objetos (cuales sean) y sus diseños, se construyen en la actualidad atendiendo (copiando) a diseños ya realizados en el pasado. Lo vintage es el objeto auténtico del pasado. Por ejemplificar, no es igual una “nevera” americana de los 50, que un frigorífico con últimas tecnologías que copia el diseño anterior.

Esto es retro

Esto es Vintage:

General Motors años 50

Cámara finales de los 50

Mark Shaw fue un fotógrafo de celebridades y moda en la época de los Kennedy. Tuvo acceso a los Kennedy en su epoca dorada y los fotografió convirtiéndose en su “fotógrafo” de camara. Antes de ser conocido como el fotógrafo de los Kennedy, era un muy conocido fotógrafo de moda y celebridades durante los años 50 y 60. Aquí se presentan un conjunto de fotografías para un pase de modelos en lencería.

Así, reorganizando los años que me vieron nacer (1952), he decidido recuperar aquél tiempo en imágenes animadas y musicadas. La música es “fashion” de la B.S.O. de Rouge.

Vídeo: Vintage Fashion B&W, años 50, C.R. Ipiéns

Música: “Fashion finale” de B.S,O. Rouge

Estándar